Després de moltes vivencies, algunes horribles que mai hagués pensat viure, me torne e refigiar en lo més revolucionari que pot haver: aprofundir en la propia salut. 

Vaig a tornar al blog. “Salud, nutrición y viceversa” per a contar les meves vivencies i la dels meus.

Fins aviat.Image

Anuncios
Minientrada | Publicado el por | Deja un comentario

El Ayuno como método de sanación

Este artículo encontrado en http://www.montore.net/salud/ayuno/ El ayuno, lo publico por su interés en beneficio de la salud propia que yo experimenté hace algunos años. Y con el que estoy de acuerdo al 100%. La descripción de los síntomas es idénticas a las que yo sentí.

El ayuno a base de sólo agua consiste en mantener al cuerpo bebiendo sólo agua mientras el organismo se alimenta de sus propias reservas. En las primeras horas del ayuno el cuerpo consume el azúcar (glucosa) en la sangre y la almacenada en el hígado y los músculos. Posteriormente vive de transformar primero sus grasas y finalmente las proteínas. El organismo no deja de comer sino que usa los alimentos almacenados en sus propias células.

Solamente después de varias semanas el cuerpo consume todas las reservas y puede reaparecer la sensación de hambre, aunque no siempre lo hace. Contrariamente a la idea que tenemos, el ayuno es más fácil de llevar de lo que imaginamos pues la sensación de hambre física desaparece al primer o segundo día de ayuno. Incluso se llega a tener sensación de tener el estómago lleno. Solamente puede haber cierto recuerdo psicológico de la comida.

El ayuno no es nada nuevo en la sociedad humana, pues desde hace miles de años tanto en oriente como en occidente diferentes culturas guardaban diferentes periodos de ayuno. Los animales y los niños por su propio instinto dejan de comer cuando están enfermos. El organismo indica que no es momento de introducir comida sino de eliminar las sustancias de desecho y los residuos tóxicos acumulados con el tiempo. Es un tiempo de eliminación y “limpieza” interna.

El ayuno no es en sí una terapia, es la mejor manera de poner en descanso fisiológico el organismo. El ayuno realmente no cura, es el cuerpo el que se cura mientras ayunamos. Siempre el poder de curación es algo inherente al organismo vivo y ningún medicamento o médico puede llevarse los laureles de la curación. La curación es una cualidad del ser vivo, que mantiene en si mismo una parte de la capacidad curativa de la naturaleza. La curación es un proceso biológico y el ayuno posibilita que el cuerpo ponga en marcha todos los mecanismos de desintoxicación, limpieza y regeneración. Cuando una persona ayuna no gasta energía en el proceso de digestión y asimilación de nutrientes y esa energía que ahorra la invierte en los procesos de eliminación y auto-curación. Todo ello lo hace guiado por la inteligencia somática, esa misma inteligencia que hace que nuestro corazón lata, de día y noche, que nuestros riñones filtren la sangre de desechos o que el hígado tome las sustancias necesarias para reconstruir el cuerpo y sus funciones y neutraliza las sustancias tóxicas ingeridas, y todo ello sin que mentalmente o conscientemente tengamos que decirle como hacerlo. Esos mismos órganos, al no tener que trabajar en la digestión y asimilación de alimentos, recanalizan su energía hacia los procesos de curación. En resumen, el ayuno no cura, es el cuerpo como organismo vivo que es el que pone en marcha todos los procesos de auto-curación mientras ayunamos.

Ocurre con cierta frecuencia que al ayunar aparecen síntomas de desintoxicación y curación que con frecuencia confundimos con enfermedad: nauseas, a veces vómitos, dolor de cabeza, sensación de lengua blanca, boca pastosa, orina muy oscura y olorosa. Todos estos síntomas indican que el cuerpo esta en proceso de limpieza. Es lo mismo que le ocurre a un alcohólico o toxicómano cuando deja de beber tomar droga, su cuerpo entra en un proceso de limpieza al que llamamos síndrome de abstinencia. Cuando la persona deja de tomar alcohol, café, fritos, grasas, embutidos, conservas, sal, y va comiendo menos o deja de comer pueden surgir los síntomas dichos que no son más que procesos de desintoxicación o limpieza que confundimos con síntomas de enfermedad. Estos síntomas muestran la capacidad de respuesta del organismo dirigido a eliminar la sustancias de desecho y tóxicos ingeridos en forma de estos “comestibles”.

Es el descanso, quizás, la fuerza más curativa de la naturaleza y el ayuno es una forma de descanso, el descanso fisiológico. El cuerpo no gasta energía en la digestión, asimilación de alimentos y nutrientes y la energía ahorrada en el ayuno la invierte para auto-curarse. Es necesario que el ayuno se haga en unas condiciones adecuadas: en un lugar tranquilo, en un ambiente relajado, donde no te presionen para que comas. En contacto con la naturaleza si es posible ya que de esa manera nos podemos “alimentar” del contacto de la tierra y la naturaleza, con el agua, el aire y el sol, ya que en el sentido más profundo de la palabra los 4 elementos de la Naturaleza nos “alimentan”

Hablamos de ayuno en esta sociedad, aquí y ahora, porque normalmente comemos en exceso e ingerimos muchas sustancias que se pueden comer y beber pero que no nos nutren ni nos sientan bien. Después de largas temporadas de comer mucho o en exceso viene bien un descanso, un pequeño ayuno. Otras veces ante una crisis: catarro, anginas, bronquitis, vómitos, diarrea… que muchas veces no son más que crisis curativas o reacciones de limpieza y regeneración orgánica e incluso psicológica y emocional, el mismo cuerpo nos dice que dejemos de comer, se nos quita el hambre. Este es un buen momento de ayunar, el cuerpo no necesita introducir sustancias, necesita eliminar las que le están siendo perjudiciales. Lo único que nos pide muchas veces es agua, desaparece el hambre, se mantiene la sed, es momento de beber pero no de comer. Se recomienda un mínimo de uno o dos vasos de agua al día durante el ayuno, dejándonos guiar por la sed.

Publicado en Ayuno, experiencia propia. | Etiquetado | Deja un comentario

La carne: además, problema ecológico

Editorial de la web sukabumi “con lo que comemos hacemos el mundo”

Esta web bajo licencia creative commons autoriza a difundir su contenido. No puedo estar más de acuerdo con él, y ya fue este un tema tratado en mi blog, por lo que aquí tienen los visitantes una nueva llamada de alerta sobre el consumo de carne y sus efectos sobre la salud individual de los consumidores y el sostenimiento del Planeta.

Un tema que debe ser abordado en relación al medio ambiente es nuestra necesidad básica de alimentarnos y cómo ésta nos vincula íntimamente con nuestro entorno.

Desde mediados del siglo XX el impacto ambiental de nuestros hábitos alimenticios se ha agravado debido al aumento acelerado en el consumo de carne en el mundo. Este aumento se calcula en 1.5 kilos por persona al año.

En la década de los 80 surge la preocupación dentro de los círculos científicos y agrónomos de Europa por el peligro que enfrentaba la humanidad si no se detiene la “carrera de la carne”, como llamaron a la tendencia de basar la ingesta de proteína principalmente en la carne animal.

¿Cómo afecta la producción industrializada de carne al medio ambiente?

  • Calentamiento Global: Después del CO2, el Metano es por mucho el gas invernadero más importante, se calcula que este gas produce cerca de la mitad de el calentamiento global producido por elhumano, ya que es 21 veces más potente como gas invernadero que el CO2 y ha duplicado su concentración atmosférica desde la era preindustrial.
  • El hombre es responsable del 60% de la emisión de este gas, comparado con el 3% respecto del CO2. La fuente principal es la cría de animales de abasto, más de 100 millones de toneladas de metano la año y en aumento. El 85% de dichas emisiones se generan con el proceso de digestión de los animales, lo cual es natural, pero el efecto en la atmósfera que tiene la digestión de cientos de millones de animales criados para el consumo humano a lo largo del planeta es enorme. Por otro lado el 15% restante lo produce el mal manejo de excremento y otros desechos relacionados con los estos animales.
  • Desperdicio: más de la mitad de la tierra cultivada en algunos países industrializados está destinada al consumo del ganado, cuando las plantas producen mucho más proteína por hectárea que el ganado (cereal 5 veces más, leguminosas 10 veces más).
  • Empobrecimiento de la tierra: el uso concentrado de tierra agrícola como respuesta a mayores demandas de carne empobrece la tierra y disminuye la calidad de las cosechas que difieren de las destinadas a la producción de carne
  • Contaminación: es un factor importante de contaminación de aire, agua y sobre nitrogenación de la tierra.

Es urgente reducir el consumo de carne por el bien del planeta, es urgente un cambio de actitud con lo que comemos, la manera en que lo preparamos y el impacto que nuestra manera de comer tiene en todo el universo.

Pese a las evidencias, me temo que esta va a ser una batalla perdida. La presión ganadera, industrial, comercial y publicitaria es de tal calibre (basta recordar las lágrimas de felicidad del joven vegetariano redimido, tras vencer el yugo familiar, por unas lonchas de jamón dulce, o el presidiario que antepone la ingesta de una  amburguesa a saludar a la familia, o la virulencia publicitaria (llamando al macho) con que una conocida marca de comida rápida y grasienta respondió a la advertencia gubernamental española, sobre el tamaño de algunas amburguesas.)  que será como clamar en el desierto. Mi experiencia me dice de forma inequívoca que el actual promedio de consumo de productos de origen animal provoca artritis, mi reumatólogo lo sabe, o debiera saberlo. Por si acaso le hice saber que me iba mejor sin consumir carne y deribados, que con el potente fármaco metrotexato.

Pero si ya es complicado luchar contra los medios publicitarios y la industria ganadera, no pretenderé yo, además que nadie pare los pies a las farmacéuticas.  Con lo bien que va todo cuando la carne me provoca un mal crónico y los fármacos me palían los efectos, de paso que se aseguran vendérmelo de por vida

Publicado en Artritis, Consumo de proteínas., Mis lecturas, Nutrición | Deja un comentario

Relaciona el accidente con la posición polaca en la Gripe A

Jane Burgermeister sigue con su denuncia a poderosas fuerzas para controlar el mundo sin miramientos. Este va de un accidente de avión.

Publicado en Denuncias | Deja un comentario

MMS purificador de agua ¿o algo más…?

Exagerar los ya de por sí  buenos resultados del MMS no le hace ningún favor a la propagación de este purificador de agua, germicida y bactericida de amplio espectro, como remedio a múltiples afecciones biológicas de los seres humanos y sus mascotas.

Exageraciones he encontrado en el libro de Jim Humble al hablar de las bondades de su descubrimiento (y no digo descubrimiento del producto en si, sino del método, incluida la dosificación, que él ha desarrollado para usarlo como solución o suplemento para la salud humana) exageraciones sobre todo en lo que se refiere a la inmediatez de sus efectos y también al amplio abanico de problemas que dice resolver.  Es exagerado afirmar que dientes sueltos a causa de encías flácidas y debilitadas se recuperan en una semana de tratamiento alcanzando la dureza y el anclaje inicial (sobre todo sabiendo que los dientes no están sujetos por las encías, que no son sino un recubrimiento, sino el hueso. Mi experiencia dice que mejora mucho en las primeras horas el sangrado de las encías, aunque revierte su efecto, como un especie de resistencia microbiana, y vuelven a sangras sin tanta virulencia y a partir de ahí prosigue la recuperación sin tanta efectividad. Pero esto ya es mucho, y no lo habían conseguido antes con remedios naturales ni farmacéuticos. MMS, sin duda, me ha ayudado a mejorar la flora bacteriana de mi boca y a detener el sangrado, pero en absoluto al anclaje de los dientes .

Exageración, rayando el delirio hay en la afirmación que MMS mejora el sistema inmunológico y sobre todo que esta mejora, llevada a sus últimos extremos, podría revolucionar la biología humana pudiendo provocar una tercera dentición o incluso la regeneración de partes corporales amputadas.  ¿A qué público van dirigidas estas afirmaciones tan descabelladas?  Esto no puede más que espantar a personas sensatas que en un momento dado, por causas diversas decidieran tomar las riendas de su salud y pudieran llegar a platearse buscar remedio en el MMS de Jim Humble, a quien por otra parte profeso un profundo respeto y admiración.  Su trabajo tanto en el descubrimiento de su método para aprovechar mejor las virtudes desinfectantes del clorito de sodio y el dióxido de cloro, y su pertinaz lucha por darlo a conocer a la humanidad y sacar este conocimiento de las garras interesadas de la industria farmacéutica y sus vasallos sistemas mundiales de salud, son admirables.

Exageración hay en su nueva visión de la enfermedad, al afirmar que todas las enfermedades tienen un origen microbiano. Y  ¿ donde quedan las enfermedades auto-inmunes, las degenerativas, las provocadas por excesos o defectos en la alimentación,  y las genéticas?

Jim Humble clama por una investigación sería sobre las aplicaciones que pudiera tener la administración dosificada del MMS en el ser humano.  Pocas dudas, ninguna, tiene Humble, y consigue trasmitir esa seguridad, sobre el efecto curativo eficaz rápido y barato del MMS sobre la malaria. Lo dicen los numerosos resultados obtenidos en África, a pie de obra, y lo dicen los estudios teóricos sobre bioquímica como el del  doctor Thomas Lee Hesselink.

Humble ha establecido a través de varias cuentas de correo, enlaces y páginas web un sistema de reportación de experiencias que él trata de responder  y clasificar por temas. Método que por la propia característica de su confección es nada científico y mucho menos creible. Pero esto no habla mal, a mi modesto entender, de Jim Humble, si no de su falta de medios, por un lado, y de su afán por que se conozcan experiencias sobre su producto, por otro, aún a riesgo que se cuelen exageraciones, verdades a medias o mentiras directamente, junto con reportes ciertos y honestos.

Para mí está siendo toda una experiencia. A quien como yo quiera hacerse cargo de las riendas de su salud, les recomiendo que no lo duden, adéntrense en esta historia del MMS, les llevará por caminos sospechados, pero poco transitados, por los que discurre la salud a ciegas, y donde las farmacéuticas se empeñan en contribuir, por nuestro bien, adiestrando ellas a los lazarillos.

escape 256.

Publicado en MMS, Salud | Deja un comentario

Esto está peor de lo que pensaba

Si lo he probado y funciona, todo lo demás también puede ser cierto.

Aunque estaba muy lejos de llegar a lo que ahora sé, encontrar el método Montignac me abrió un camino que aún hoy continua y cuyo mayor logro ha sido hacerme cargo de mi salud, sin intermediarios, y renunciando voluntariamente a buscar recurrentes culpabilidades más allá de la propia.  No es fácil renunciar a determinados “alimentos” aún a sabiendas que te causan perjuicio. La industria, perdón, las industrias han creado una tela de araña infranqueable, con la inestimable e interesada ayuda de los medios de comunicación, maniatados por sus intereses publicitarios -a  los que ya no ocultan deberse-.

Hacerse cargo de la propia salud es algo a lo que el individuo nunca debió renunciar, pero ocurrió, y nada tiene que ver con auto-medicarse, ni con medicarse pues las interrelaciones de unos fármacos con otros requiere especialización; tiene que ver con conocerse y elegir siempre la opción más natural para preservar la salud y ayudar al organismo a preservarla. Incluyo en la elección a la renuncia, renuncia al exceso y a los brindis al paladar o al estómago.  La razón tiene que tomar el control y estar por encima de los dictados del estómago.

Para mi la renuncia a alimentarme fundamentalmente con productos de origen animal ha sido providencial para paliar los efectos de una artrosis reumatoide que me hacía depender del Metrotaxato y de varios calmantes nocturnos. Se lo comunique al reumatólogo y le pareció bien sobre todo cuando vio que los niveles inflamatorios habían bajado más que con los pinchazos semanales del metrotraxato, que como efecto secundario me estaban destrozando hígado y riñones al unísono. Le pareció bien pero cuando le conté como lo había conseguido, no me hizo ni caso y desde luego no tomó nota para probarlo con otros de sus muchos pacientes.

Allá él y pobres de sus pacientes.

Publicado en Uncategorized | Etiquetado | Deja un comentario

Hola Mundo.

Me he decidido a crear este blog por la certeza que tengo que somos los que comemos, y de ahí la estrecha relación que tienen salud y alimentación, o, siendo más preciso, mala alimentación y enfermedad.

Dicho esto se que es la mayor de las causas perdidas: no interesa ni a los interesados.

Publicado en Uncategorized | 1 Comentario