Los primeros problemas con la salud.

” La única meta cierta de la vida es la decrepitud…”

Con los treinta, llegaron los primeros problemas de salud. Mayormente, gastrointestinales: malas digestiones, acidez, y obesidad.
Unos años antes, entre los 26 y 27 había sido víctima de una erupción cutánea. Primero en el cuero cabelludo, y poco después en rodillas y codos. Pasaría casi un año hasta que me dijeron que padecía psoriasis -enfermedad crónica, y por tanto para siempre – así lo corroboraron las decenas de dermatólogos que durante 20 años visité por los dos tercios de la Comunidad Valencia que suelo frecuentar, incluido el Hospital Universitario de Valencia.
Una doctora en dermatología, de Castellón, me avisó que ellos nada sabían de aquella enfermedad cuya etimología nos lleva a la menos romántica dolencia perruna de la sarna.
Aunque hubiese continuado visitando dermatólogos hasta el día de hoy, ninguno me hubiese podido paliar, de manera medianamente estable – aún usando corticoides – los efectos visibles, y aún menos de los invisibles de la psoriasis.
Aún hoy, los médicos de cabecera siguen derivando a dermatología los casos de Psorisis, siendo que si algún especialista puede aportar alguna luz, aunque tampoco mucha, es el reumatólogo.

Recuerdo con un poco de vergüenza ajena, la cara de mi doctora cuando le dije que un pastor cabrero del Tosalet, me había dicho que rigidez del cuello, dolor de espalda y psoriasis ( síntomas que ella vió en mí las más de 6 veces que acudí a su consulta) eran síntomas de una misma enfermedad, la artrosis reumatóide.

No me pidió disculpas después de 2 años sin saber donde derivarme, (creo que no me acababa de creer) y se limitó a remitirme, 2 años después, al Hospital de la Plana, al especialista de Reumatología, y aún pretendía autodisculparse diciendo que nunca le había hablado de dolor, le hice consultar el historial y allí estaba: rigidez y dolor en espalda y cuello.

Los problemas gastrointestinales de los treinta años me llevaron a varias consultas de especialistas y médicos de cabecera, incluso a un ingreso de urgencia por un espasmo de esófago, en el Hospital Gran Vía de Castellón. Allí fuí obsequiado con una endoscopia, donde una médico y su ayudante se encargaron de hacerme saber que llevaba allí la voz cantante. Pero, por increible que parezca, nunca, ningún médico me preguntó qué comía, ni cómo, ni cuando.

La Psoriasis iba en aumento, apareciendo ya en otras partes del cuerpo, y la obesidad apenas podía controlarla quemando calorías.
Cuando un conocido supo de mi desconcierto, hizo llegar a mis manos el libro del Michel Montignac: “Como adelgazar en comidas de negocios”.
Su lectura y comprensión fue todo un allazgo. Antes de llegar a la página 10 ya sabía que aquel libro me iba a ayudar.
Aquella fue la primera vez que entendí que, lo qué comemos, cómo lo comemos, incluso cuando lo comemos, tenía efecto sobre mi bienestar, y afectaba incluso a mis problemas de piel.
Después de una juventud prepotente, en que el cuerpo te hace creer que todo lo puede, la contundencia de los echos y la aplicación del método Montignac venían a demostrarme que el sistema digestivo humano no sólo no lo puede todo, sino que de él -de su cuidado y puesta a punto – depende, más de lo que nos han enseñado, la salud.
Siguiendo el método de separación de alimentos que propone Montignac, en 2 semanas desaparecieron mis problemas de digestión, en 5 meses desapareció la obesidad y desapareció a la par la psoriasis en las uñas y otras partes del cuerpo. Quedando apenas resíduos en codos y rodillas, que iban y venían según la época del año.
( continuará)
Anuncios
Esta entrada fue publicada en La digestión., La psoriasis. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s