El Consumo de Carne y la Artritis

Este artículo aparece en la edición digital del periódico El Mundo, firmado por Isabel Espino. Quiero divulgarlo en el blog porque encaja perfectamente con mi esperiencia reciente con la Atritis Reumatoide. Sólo introduzco un mátiz, que la autora del artículo también menciona, no es tanto, o sólo, por la ingesta de carne roja sino por el exceso de proteínas animales que consumimos en nuestra dieta industrializada.

Consumir demasiada carne roja eleva el riesgo de artritis

ISABEL ESPIÑO

Un nuevo estudio avala, una vez más, las bondades de la dieta mediterránea, en este caso para las personas con artritis o que tienen riesgo de sufrir la enfermedad. El trabajo en cuestión ha descubierto un vínculo entre el consumo excesivo de carne roja con el riesgo de artritis.
Aunque aún no puede establecerse una relación causa-efecto entre ambos factores, estos hallazgos apuntan a la conveniencia de ‘pasarse’ de una alimentación occidental (rica en carne roja) a la dieta mediterránea, basada en numerosas frutas, verduras y legumbres, aceite de oliva y una mayor cantidad de pescado que de carne.
Hasta el momento se habían identificado numerosos factores ambientales (como el tabaco) que influyen en la artritis, pero poco se sabía sobre el papel de la dieta. Así, se había visto que alimentos como el pescado, las frutas y las verduras parecen resultar protectores, mientras que la carne roja (aparentemente, un buen candidato a estudiar, pues es una fuente de sustancias asociadas a la actividad inflamatoria) no se había evaluado.
“Estos datos suponen la primera investigación prospectiva sobre el tema y sugieren un vínculo entre el consumo de carne y el riesgo de poliartritis inflamatoria y artritis reumatoide”, resume el editorial que acompaña a este artículo, ambos publicados en el último número de la revista ‘Arthritis & Rheumatism’.
El estudio
Los autores, procedentes de la Universidad de Manchester, publicaron hace unos meses un trabajo similar, en este caso relacionando el consumo de frutas (y, en especial, de vitamina C) con un menor riesgo de artritis. Entonces, se les ocurrió que parte de este efecto positivo podía deberse a que los que tomaban cítricos consumían poca carne, y viceversa.
Tanto aquel trabajo como la presente investigación se han basado en los datos de los voluntarios británicos que están participando en el EPIC, un gran estudio epidemiológico que está evaluando en una decena de países europeos la relación entre dieta y cáncer.
Un total de 88 voluntarios desarrollaron síntomas de inflamación en alguna articulación (poliartritis inflamatoria) unos dos años y medio después de haber rellenado el cuestionario acerca de sus hábitos alimenticios. Al compararlos con otros 176 participantes sanos, los investigadores han constatado que entre los primeros se daba un mayor consumo de carne roja (48 gr diarios, frente a 41 gr) y una menor ingesta de frutas (98 gr frente a 132 gr).
Tras valorar otros posibles factores de riesgo, se ha visto que entre las personas que consumían más carne roja (más de 58 gramos diarios) se duplicaba el riesgo de desarrollar poliartritis inflamatoria, en comparación con los que tomaban la menor cantidad (menos de 25,5 gramos) e independientemente de otros factores de riesgo, como la ingesta de vitamina D o el tabaquismo.
Explicaciones
Los autores recuerdan diversos datos que avalan sus hallazgos. Por ejemplo, la artritis es menos frecuente en los países mediterráneos, “donde el nivel de consumo de carne roja es clásicamente más bajo que en la mayoría de las dietas occidentales”. Asimismo, se sabe que la carne roja es una fuente de hierro, sustancia que se acumula en la membrana sinovial del artrítico ocasionando los daños en los tejidos.
Otra posibilidad es que el culpable sean las proteínas, pues el estudio vio también que un consumo elevado de estos nutrientes (independientemente de la fuente alimenticia) triplicaba el riesgo de poliartritis inflamatoria. “Podría ser que el elevado contenido de colágeno de la carne ocasione una sensibilización a esta sustancia y a la consiguiente producción de anticuerpos, probablemente en las personas predispuestas”, estiman los investigadores de Manchester.
“En resumen, los resultados de este estudio demuestran que un elevado nivel en el consumo de carne roja es un factor de riesgo independiente para el desarrollo de poliartritis inflamatoria, pero no está claro si es una asociación de causa-efecto”.”No podemos excluir la posibilidad de que otros factores de riesgo expliquen este vínculo”, reconocen los autores.
Consejos dietéticos
El editorial que acompaña a este artículo es aún más prudente. “Los datos disponibles no pueden permitirnos concluir que el consumo de carne aumenta el riesgo de artritis inflamatoria”, dice el autor, un reumatólogo de la Universidad de Harvard (EEUU), quien desgrana una serie de problemas del trabajo. Por ejemplo, la relación pudiera deberse a que las personas que consumen poca carne suelen tomar mucho pescado (con un papel protector), pero el trabajo no consideró la ingesta de peces.
Con todo, el autor de este comentario considera que “otras razones de salud justificarían la recomendación dietética de reducir el nivel de consumo de carne en pacientes con artritis reumatoide y en aquellos que tienen un elevado riesgo de desarrollar artritis”.
“El consumo de carne se ha relacionado con la enfermedad cardiovascular, la diabetes tipo 2 y ciertos tumores. En contraste, una dieta mediterránea tradicional se ha asociado con una incidencia más baja de estos trastornos”, señala.
“Los datos disponibles actualmente tanto de la reumatología como de otras disciplinas de la medicina indican que las pautas dietéticas sanas que se defienden para prevenir la enfermedad coronaria en la población general pueden ser doblemente beneficiosas entre los pacientes con artritis reumatoide [controlar la actividad inflamatoria de la artritis y prevenir los problemas coronarios asociados a la enfermedad] y deben ponerse en marcha adecuadamente”, concluye el editorial.

A D E M Á S …
Encuentro digital con el reumatólogo
Últimas noticias sobre artritis
Envíe sus dudas al especialista en el tratamiento del dolor
El bajo consumo de vitamina C triplica el riesgo de artritis
Naranjas para alejar la artritis reumatoide

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Consumo de proteínas.. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El Consumo de Carne y la Artritis

  1. Pingback: La carne problema de salud y ecológico | Salud, Nutrición y Viceversa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s