La carne: además, problema ecológico

Editorial de la web sukabumi “con lo que comemos hacemos el mundo”

Esta web bajo licencia creative commons autoriza a difundir su contenido. No puedo estar más de acuerdo con él, y ya fue este un tema tratado en mi blog, por lo que aquí tienen los visitantes una nueva llamada de alerta sobre el consumo de carne y sus efectos sobre la salud individual de los consumidores y el sostenimiento del Planeta.

Un tema que debe ser abordado en relación al medio ambiente es nuestra necesidad básica de alimentarnos y cómo ésta nos vincula íntimamente con nuestro entorno.

Desde mediados del siglo XX el impacto ambiental de nuestros hábitos alimenticios se ha agravado debido al aumento acelerado en el consumo de carne en el mundo. Este aumento se calcula en 1.5 kilos por persona al año.

En la década de los 80 surge la preocupación dentro de los círculos científicos y agrónomos de Europa por el peligro que enfrentaba la humanidad si no se detiene la “carrera de la carne”, como llamaron a la tendencia de basar la ingesta de proteína principalmente en la carne animal.

¿Cómo afecta la producción industrializada de carne al medio ambiente?

  • Calentamiento Global: Después del CO2, el Metano es por mucho el gas invernadero más importante, se calcula que este gas produce cerca de la mitad de el calentamiento global producido por elhumano, ya que es 21 veces más potente como gas invernadero que el CO2 y ha duplicado su concentración atmosférica desde la era preindustrial.
  • El hombre es responsable del 60% de la emisión de este gas, comparado con el 3% respecto del CO2. La fuente principal es la cría de animales de abasto, más de 100 millones de toneladas de metano la año y en aumento. El 85% de dichas emisiones se generan con el proceso de digestión de los animales, lo cual es natural, pero el efecto en la atmósfera que tiene la digestión de cientos de millones de animales criados para el consumo humano a lo largo del planeta es enorme. Por otro lado el 15% restante lo produce el mal manejo de excremento y otros desechos relacionados con los estos animales.
  • Desperdicio: más de la mitad de la tierra cultivada en algunos países industrializados está destinada al consumo del ganado, cuando las plantas producen mucho más proteína por hectárea que el ganado (cereal 5 veces más, leguminosas 10 veces más).
  • Empobrecimiento de la tierra: el uso concentrado de tierra agrícola como respuesta a mayores demandas de carne empobrece la tierra y disminuye la calidad de las cosechas que difieren de las destinadas a la producción de carne
  • Contaminación: es un factor importante de contaminación de aire, agua y sobre nitrogenación de la tierra.

Es urgente reducir el consumo de carne por el bien del planeta, es urgente un cambio de actitud con lo que comemos, la manera en que lo preparamos y el impacto que nuestra manera de comer tiene en todo el universo.

Pese a las evidencias, me temo que esta va a ser una batalla perdida. La presión ganadera, industrial, comercial y publicitaria es de tal calibre (basta recordar las lágrimas de felicidad del joven vegetariano redimido, tras vencer el yugo familiar, por unas lonchas de jamón dulce, o el presidiario que antepone la ingesta de una  amburguesa a saludar a la familia, o la virulencia publicitaria (llamando al macho) con que una conocida marca de comida rápida y grasienta respondió a la advertencia gubernamental española, sobre el tamaño de algunas amburguesas.)  que será como clamar en el desierto. Mi experiencia me dice de forma inequívoca que el actual promedio de consumo de productos de origen animal provoca artritis, mi reumatólogo lo sabe, o debiera saberlo. Por si acaso le hice saber que me iba mejor sin consumir carne y deribados, que con el potente fármaco metrotexato.

Pero si ya es complicado luchar contra los medios publicitarios y la industria ganadera, no pretenderé yo, además que nadie pare los pies a las farmacéuticas.  Con lo bien que va todo cuando la carne me provoca un mal crónico y los fármacos me palían los efectos, de paso que se aseguran vendérmelo de por vida

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Artritis, Consumo de proteínas., Mis lecturas, Nutrición. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s